Xerrada-taller

Si t’atrau el tema, tens una bona oportunitat el dia 21 de Maig a Barcelona

cartell català Barcelona I

Anuncios

EL RIO DE ORO BLANCO I

FotorCreatedLactancia…pensar en lactancia es entrega absoluta, para mí.

La lactancia es el acto en que se me mezcla el goce, la re-nutrición, la satisfacción, la necesidad de detener el tiempo, las sensaciones vivas en mi cuerpo, la vida y a veces la obligación, el dolor y el rechazo.

Dicen que los pechos son la extensión del corazón, junto los brazos que abrazan. Este cuerpecito mío ha tenido también sus experiencias, sus goces, sus dolores, sus corazas…todo se abre al parir, ¿cuadra verdad? El cuerpo, que se ha abierto para dejar paso a la vida entre sus  profundidades, y ahí, se destapa un nuevo lugar, lo que pretendías tapar, lo olvidado, lo revisado, lo rechazado, todo se abre ante ti, una etapa sensible, extrasensible a todo lo que ves pasar en ti y en el resto. Abierta absolutamente a percibir las necesidades de tu beb@ para que sean cubiertas. También cuadra… Y ¿qué pasa entonces? ¿Por qué tanta dificultad para alimentar con nuestra leche a nuestras crías?

La leche materna esta especialmente diseñada para nutrir exclusivamente a la cría humana durante los 6 primeros meses de vida, quien dice 6, dice 9 o 12 no hay que ser rigurosos…relaaaax .

Solo teta, si! La leche de mamá tiene TODO lo que necesita su beb@, y la leche de vaca, oveja o rinoceronte tiene lo mejor para sus respectivas crías, pero NO para las nuestras.

Las leches en polvo son un mercado que da trabajo a muchas personas, y riqueza a unas pocas, pero que sea el alimento adecuado para nuestros cachorrines, no es lo que la naturaleza había programado, ni en nutrientes, ni en hormonas, ni en calor, ni en trabajo interno de mamá, ni en sus prioridades, sacrificios ni entrega.

Que si no hay un buen acompañamiento y conciencia, cerramos rapidito el tema…porque duele, duele no poder, duele no saber, duele no tener leche, duele no “ser capaz” o que te lo digan…y lo que duele no siempre lo afrontamos, muchas veces lo pasamos a la trastienda pensando que ahí ya se evaporará, pero al escuchar a madres que si han podido, que si tienen leche, que si han sabido, y que luchan por los derechos de sus bebes de ser nutridos como realmente necesitan, con leche humana,  se reabre el dolor y se transforma en movimiento interno.

Hoy en día existen muchas ayudas para cerrar el tema rapidito. Por un lado todas las intervenciones necesarias o no (ese sería otro tema para hablar) que interfieren en un buen establecimiento de la lactancia y las ayudas exprés para hacerte “incapaz” de lactar a tu bebe.

Quizá porque tengo muy claro que la naturaleza es muy sabia, la respeto y alucino con su magia, quizá porque veo que falta mucho amor incondicional en cada proceso, quizá por eso,  tengo claro que lo que la naturaleza ha dispuesto, es lo que debemos valorar.

Mi experiencia, con mi leche, mis pechos, mi corazón y mi cabeza, todos nos hemos tenido que entender, aceptar y ayudar en este rio de oro blanco. La compañía amorosa de Imma fue una gran ayuda, sobretodo en la reflexión de que la importante es la bebé recién nacida, ni yo, ni mi hija mayor, ni mi marido, ni todas esas miradas amorosas que ven dificultad y te muestran el camino fácil… solo se necesita a una mujer amorosa que haya dado el pecho y sepa derivar si es alguna cuestión que no está a su alcance.

El día del parto empieza una entrega de cuerpo, alma y neocortex. Este último es el que cuando había dificultades me iba diciendo cual pepito grillo, mira! Si ahí tienes los biberones que te dejó tu hermana, y en la cocina dejaste las muestras de leche que te regaló la matrona de la S.S (pro lactancia materna…pero me las endiñó, y no una, sino unas cuantas).

Qué decir de esos chupetes que venían en las canastillas de farmacia, que te llaman a gritos cuando parece que NO PUEDES MÁS!, que tus pezones chorrean sangre, que muerdes la almohada al darle la toma a tu cachorrina que llora porque tiene hambre y tus pensamientos te llevan a esas pruebas del demonio, que se crearon para la debilidad de mamá.

He pasado por unas cuantas “dificultades” que aprendí en el seminario sobre lactancia materna: Ingurgitación mamaria, Grietas, Mastitis, Cándidas en el pezón, Perla de leche, isquemia en los pezones… y algunas de ellas varias veces en cada lactancia. Es curioso como recuerdo tener la sensación de no saber nada, de dudar, de rabia, de incomprensión, de soledad…y descubrír que eso no era de ese momento, eso venia de otro lugar.

Me recuerdo en la habitación, desnuda contemplando a Gioconda, alucinada, llorando mucho, de emoción, de dolor, de satisfacción, de tristeza, de soledad, se abrió algo en mi que aún necesitaba ser sanado y acompañado, y en ese momento pude acompañarme desde mi yo mamá, me entendí y perdoné.  Con la distancia seguramente pueda hacer un resumen más edulcorado del momento, pero lo que si me quedó grabado es que había subestimado la reacción de un puerperio y de lo que supondría dar el pecho.

Todo esto me sirvió mucho para cambiar mi punto de vista y entender que cada una tenemos lo nuestro y un camino que recorrer, y que yo elegí el camino que me dictaba de corazón y puse conciencia, pesé a las dificultades y “riesgos”, pese a la falta de sostén social y este es un punto que es necesario cambiar.

Algunos datos “curiosos”

Un bebé humano necesita leche humana y todo está programado para que cuando tenga hambre y  llore, toda madre lactante de su alrededor que lo oiga notará la subida de su leche. ¿Qué curioso verdad? ¿Quién podría haberlo hecho mejor? Alarmas corporales con nuestras crías, en comunidad, madres lactando a crías, la tuya, la de tu hermana, la de tu vecina, que importa! Me encantará ver el día que decidan los hospitales dejar a mamas dar el pecho a los bebes ingresados que sus mamas no pueden, porque no es solo la leche lo que necesitan, necesitan contactar con un cuerpo cálido, con un acto, con un sonido de corazón.

Cuando tenía exceso de leche y tenía que extraerla, la ponía en vasitos que bebíamos, las visitas miraban de manera rara, y cuando ofrecía, la mayoría dijo que no…curioso, creo que todos beben  leche de vaca, comen carne de cualquier tipo…pero mi leche…A mi me parece curioso, eso cuanto menos.

¿Que sabemos de niñas sobre dar el pecho? Nuestra experiencia de bebés, los libros con imágenes de bebés relacionadas con biberones para alimentar, el símbolo del biberón o chupete cuando se refieren a un bebé (alguna sala de lactancia tiene el símbolo del biberón O_O)  ¿nuestro entorno ha dado el pecho? ¿Qué me decís del pudor de alimentar en público? Enseñar tus pechos para alimentar. Ahora empieza un nuevo momento de madres que optamos por lo que necesitan realmente nuestras crías, y aunque la lactancia cueste en algunos casos, para eso están las asesoras, los grupos de lactancia, las expertas IBCLC.

Los  chupetes, cochecitos, cunas, habitaciones de bebé… todos estos instrumentos que se hicieron para que la madre pudiera alejarse de su cría y no se la escuchase llorar, engañar a nuestras crías con objetos que imiten la teta, ahí empezó esa distancia humana de calor, contacto y conexión.

¿Cuál es la importancia real de darle el pecho a un beb@?

Lactando nuestro cuerpo segrega unas hormonas y sucede algo sin que nosotras intervengamos, igual que el beb@, la naturaleza ha dispuesto que la bebe reciba nuestra leche y pasan cositas en su cuerpo, conexiones neuronales, dosis de hormonas que actúan….importante en este punto decir que una de las dos hormonas mas segregadas en la lactancia es la hormona del AMOR,  poderosa oxitocina que creas vida, das vida y la nutres, ¿qué pasaría en el mundo si dejamos de segregarla las mamas y los bebes en su desarrollo?

También me gustaría apuntar que muchas veces hay dificultades en las lactancias por la cadena de intervenciones que se van haciendo durante el parto en la que los químicos empieza a interferir en la producción natural de hormonas, de ahí que ponerse la epidural, que te pongan oxitócina química o la cesárea son causantes muchas veces de fracasos en la lactancia, junto con personal sanitario no formado en el tema que te mal aconseja o interfiere en la primera hora piel con piel ( bebe pesará y medirá lo mismo una hora después) o interfiere en la primera toma dando suplementos sin consentimiento materno.

La primera toma es una impronta, empieza un camino, un aprendizaje, en esos momentos la diada está abierta al amor ancestral y si, es muy importante cuidarla.

 

LA PLACENTA, GRAN COMPAÑERA

 

IMG_3821pk

La primera vez que oí que la placenta podía prepararse para la recuperación en el post parto me sentí muy atraída, seguramente por ese acercamiento a la naturaleza, como el resto de mamíferas al tomársela tras el parto, y quizá también porque me atrae su forma, sus funciones y su color. La naturaleza es sabia y un órgano que sale tan entero, aún latiendo, con buen olor y tan bonita, creo firmemente que aún no ha acabado su misión tras el alumbramiento.

De mis dos partos recuerdo perfectamente el placer al salir las placentas, grandes, rojas y preciosas. Con ellas mi pareja preparó unos deliciosos batidos, junto con jugo de naranja y remolacha que ya teníamos para el momento. Recuerdo mi deseo de tomar batido, me sentaba genial, fresquito y dulce, tenía una necesidad imperial de tomarme solo batidos. Me tomé menos de los que me apetecían porque pensaba que era demasiado, ahora creo que tendría que haber seguido más a mi antojo, pero bueno, gracias a ello pude verlas casi enteras de nuevo, después de unas semanas al descongelarlas.

La placenta ha servido de cojín para nuestr@ bebe en gestación, a través de ella podemos nutrirl@, hacer intercambio de gases, ella tiene el circuito perfecto para que pueda el beb@ crearse en nuestro vientre, es un segundo corazón grande, tiene latido, creado única y específicamente para este momento, crear vida y acompañarla, permitiéndole la dosis de oxígeno, hierro y vitamina K necesaria para su colocación en este nuevo mundo. A la mamá le ayudará en la subida de la leche, a recomponerse del desgaste de nutrientes y a afrontar su nuevo estado, tan especial, que es el puerperio.

Existen diferentes maneras de beneficiarse de ella, la mama puede tomarla en juguitos, capsulas y homeopatía, esta ultima también se la puede tomar el beb@, pero también se puede guardar un bonito recuerdo de su presencia con “Arte orgánico” hacer un cuadro con su forma y textura, o bien hacer un acto de “devolverla a la tierra”, sembrada cerca de un árbol. Se puede hacer una cosa, varias, todo o nada, pero saber cual ha sido su función y que no es ningún desecho, a mi, me ha servido para valorar mas la sabiduría interna, esa que sin hacer nosotros “nada” nos da justo lo que necesitamos.

La preparación de la placenta para encapsularla es un pequeño ritual, cocinarla y colocarla para ser deshidratada, agradecerle todo su trabajo y lo que aún nos regala al tomarla. Tiene su proceso, depende de cómo se quiera, si cocinada al vapor como en medicina china o bien deshidratarla cruda. Las capsulas según sean tienen diferentes efectos, en medicina china se cocina junto con jengibre para calentar el cuerpo y recuperar la energía interna, en crudo en cambio producen un efecto energizante y excitante, estas últimas se recomienda no tomarlas más allá del mediodía porque cuesta conciliar el sueño. Las cocinadas van bien siempre para la recuperación de nutrientes, pero las crudas van muy bien para esos días en los que se necesita un empujón de energía, reconstituyente vitamínico, mineral y hormonal instantáneo. 😉

Para cubrir mis necesidades intelectuales más tarde descubrí que las hembras humanas tenemos el gen de la placentofagia llamado Mest/Peg1 y está en el cromosoma 7q32, que la placenta está cargada de vitamina K, la específica para que no se den hemorragias, especialmente tras el parto, también de hierro, de oxitócina y de una hormona llamada Lactógeno placentario que estimula la formación de leche materna.

Así que curiosamente o no, la intuición siempre nos guía por el camino correcto, y sobre todo en el embarazo.

Finalizo este pequeño escrito agradeciéndole a las placentas de mi vida, todo lo que hicieron, por mí, en el vientre de mi madre, por mis hijos durante el tiempo de gestación, nutriéndome en mis puerperios y lo que me siguen acompañando con la homeopatía.
Gran compañera es, la Placenta.

*Si sientes atracción por el tema puedes participar en un estudio que se realiza en canariasbiomedica.com

…y desde aquí, comparto mi experiencia.

Soy Esther

poderosaoxitocina@gmail.com

TLF: 646232307

 

Algo sobre mi…cuando mi vientre se hizo cuna

gio-b-mama
“Escribir una leyenda”

“…Seguramente todo empezó cuando yo habitaba el vientre de mi madre, donde me sentí tranquila, con mis necesidades cubiertas y allí precisamente empezó todo….”

Soy una apasionada de la magia, de esa que me mueve hacia un lugar mejor, un lugar de más conciencia, de más amor, de más alegría y más presencia.

He transitado ya unas cuantas formaciones y transformaciones personales, me han acompañado, he acompañado y he aprendido a acompañarme. Sigo en el camino del aprendizaje, siempre expectante de las oportunidades que me brinda la vida para seguir aprendiendo y rodeándome de buenas compañías para tener un viaje más pleno.

Soy madre de cuatro hij@s, mi primer y segund@ hij@ volaron alto a las estrellas y me dejaron un corazón roto de dolor. Mi vientre se hizo cuna, y se quedaron vacías. Con ell@s aprendí el dolor físico profundo, reconocí mi espiritualidad y mi soledad más absoluta. También me dieron luz en muchas sombras y me guiaron hacia una vida más luminosa, aunque eso lo veo ahora, con la distancia temporal.

Mi hija tierra y fuego, Gioconda, la valiente Gio, vino cuando mis duelos estaban transitados, a recomponer ese corazón con firmeza, mi vientre se hizo cuna, en un momento especial, de una manera especial, y es especial, su gestación, su nacimiento, su crianza, me da tanto que seguir aprendiendo desde el amor y la tranquilidad, desde la superación y hacia el bienestar.

Mi hijo agua y aire, Enoc, el guerrero de la luz, del bosque blanco, el señor Bibi, vino decidido a esta familia, entro sin tocar al timbre, seguro, directo y con firmeza. Mi vientre se hizo cuna cuando aún estaba en mi regazo mi beba Gio. Caben cuatro en mi corazón y dos en mi cuerpo (por ahora…:-)), tengo dos pechos y mucho espacio para los dos. Mi dedicación ha sido exclusiva y todavía guarda la mayoría de mis horas, las que creo que son importantes para una familia sana.

Y desde aquí me abro a compartir mis experiencias

Soy Esther

poderosaoxitocina@gmail.com

TLF: 646232307