La Placenta navegando en leche

 

FotorCreatedLa importancia de la Placenta en la lactancia

La lactancia se activa con un acto, un botón de inicio, los pechos de la embarazada pueden tener calostro pero la llamada subida o bajada de la leche se da con un indicativo.

¿Cómo sabe el cuerpo que ya puede empezar a segregar leche? :

Cuando se ha desprendido del útero la placenta, ahí, en ese preciso momento hay un cambio hormonal. Cuando nuestro cuerpo nos ofrece la Placenta.

Todo está bien calculado, la Placenta nutre al bebe desde la creación hasta después del alumbramiento de ambos,  nace beb@ y la placenta sigue aportando nutrientes y oxigeno al beb@ que después de este viaje necesita de esos nutrientes, y también necesita el oxigeno que le sigue proporcionando la Placenta hasta que va acomodándose poco a poco en el medio aéreo.

Una vez alumbrada la Placenta el cuerpo  de la madre recibe la señal de que las hormonas deben cambiar y toda la prolactina, que ya tenía en el cuerpo niveles muy elevados en las últimas semanas de gestación, se libera.

Pasado el parto, y con la ofrenda de la Placenta, disminuyen los niveles de estrógenos y progesterona, que tenían un efecto inhibidor de la prolactina (no la dejaban actuar, aunque campaba a sus anchas), y es entonces cuando,  la prolactina, puede desarrollar su actividad lactogénica.

Peeeero, a veces, queda algo en el útero, como un trocito de Placenta (por haber tirado de ella, cosa que no debería hacerse) o alguna membrana, entonces esa señal no se da. Poniendo un trocito de placenta debajo de la lengua empezarían las contracciones uterinas para su involución y la señal se daría. También se evitan las hemorragias postparto, el útero se va contrayendo y va cerrando las conexiones con las arterias uterinas que hasta ahora se habían encargado de enviar mucha sangre al bebé, y ahora toca que se cierren.

La Placenta tiene lactógeno placentario, indicativo de que es la mejor medicina para recomponer, nutrir y acompañar el proceso, ahora fuera del útero le queda su última misión. Si no fuese así, ¿por qué la naturaleza pondría un estimulante de la lactancia en ella? Y, ¿por qué instintivamente “todos” los mamíferos ingieren su placenta después del parto y no tienen ni de lejos tantas dificultades con sus lactancias?

El bebe o la bebé necesitan nutrientes, nuestras hormonas y defensas y sobretodo AMOR, de ese en el que el bebé nota que su madre lo haría todo por él o ella, amor incondicional y respetuoso. Así uno y una pueden empezar esta vida sintiendo que el amor existe, que la oxitócina que corre por su cuerpo es algo normal y placentero, y que a esta vida hemos venido a gozar.

  • Las grietas tienen un motivo, si te ayudan con la posición, frenillo…se solucionan y todo pasa!
  • La ingurgitación tiene un motivo, si te ayudan, vaciarte los pechos, calor, se soluciona y todo pasa!
  • La Mastitis tiene un motivo, si te ayudan, reposo, vaciar el pecho, una hoja de col, se soluciona y todo pasa!…

El dolor es menos cuando encuentras ayuda, alguien que te sostenga en la canoa del río de oro blanco, que no deje que te hundas.

La pareja es muy importante en este proceso, su apoyo, ayuda y ánimos son tan necesarios “casi” como tener tetas.

Hay dificultades en algunas madres porque la lactancia es mucho más que poner un pezón en una boca. Y en realidad este es un camino que cada una tiene que transitar a su manera, pero la reflexión es obligatoria.  Y hacer un análisis de nuestra lactancia, de lo que nos dieron a nosotras, de todo nuestro entorno y de lo que queremos ofrecerles a nuestr@s hij@s. Que podemos cambiar para mejorar nuestro linaje como mujeres que damos vida y nutrimos…

Por ahora en casa nos dedicamos a inventamos cuentos de mamas que dan tetita y entonces Gioconda dice…ya mamá, pero a este bebé le gusta el biberón!! O_O, hemos conseguido tener muñecas que dan el pecho, y he conseguido eliminar chupetes y biberones  del panorama juguetil de casa…a ratos, porque hemos aceptado que esto forma parte de nuestra tribu, l@s bebés que vemos algun@s llevan chupete, otr@s toman bibe…y etc…así que jugamos libremente con todo y a ser felices 🙂

En casa de los demás ya ven que este mundo está cargado de opciones…y luego en casa vienen y juegan simbólicamente a que son esas mamás que hacen cosas diferentes y procesan con el juego todos esos aprendizajes….les explicamos y confíamos que nuestr@s hijos harán lo que deban, puedan o quieran con su vida y la de sus hij@s.

Gracias a mi madre y a sus tetas por alimentarme a muchos niveles, gracias a mis tetas por su magnífica labor, gracias Jordi por tu apoyo en los momentos turbulentos, gracias Imma por iluminar mi camino y gracias a mis cachorrines que me han regalado tanto goce.

 

Anuncios

Cantando mi sentir…

vida placenta3

Hoy después de leer varias cositas acerca de cómo se trata en nuestro entorno a  la Placenta, he pensado que quizá sea ese el eslabón perdido, el momento de desconexión de la humanidad con la tierra, el momento en el que miramos a la tierra como algo ajeno a nosotros cuando SOMOS precisamente por ella. La mirada de dar un papel importante y privilegiado a la Placenta en un nacimiento, con forma de tierra, de árbol… honrarla y agradecerle todo lo que hace para llenar este planeta de luz, porque en” el mundo del medio”, ese,  en el que eres pero aún no estás, la Placenta es la que lo hace casi todo….

He podido llegar a la conclusión de que las culturas que más se acercan a esta conexión con el todo, que agradecen la función de la Placenta, que confían en los procesos fisiológicos, que hacen uso de la tribu como sostén del crecimiento, de la cooperación para el avance, de la generosidad para la comunidad, de lo justo para vivir,  de sus cuerpos para los procesos vitales… allí donde alguna vez se puso la mirada déspota desde la superioridad…allí precisamente se perdió la humanidad…

La Placenta y el Hospital

Muchas mujeres se preguntan qué pasa con esas Placentas que se quedan en el Hospital, que si riesgo biológico, que si desecho, en algunos hospitales se niegan a que te la lleves, en otros depende de la persona a quien se la pidas, en otros depende de cómo amanece el día.

He sabido por dos mujeres diferentes esta semana que en un hospital de mi zona congelan las placentas, en una bolsita muy maja con el nombre y su peso. Sabiendo lo que sé ahora, no me sorprendería que quieran hacer algo bueno con ellas, aunque pienso que estarían mejor con sus familias…si yo no supiera de que va el tema y me entero que congelan mi placenta…sospechoso es…¿no creéis?…cada Placenta con su familia y si dejas la tuya que te informen que van a hacer con ella, quizá quieras usarla tú para ti y tu familia…

En Chile parece que han empezado a respetar las Placentas y a sus familias ❤

Aquí os dejo esta noticia que aunque es del 2014, para mí, es muy novedosa y acabo este minipost con una pregunta al aire ¿tendremos que hacer un protocolo para entregar la placenta a quien le pertenece?

http://www.losandes.com.ar/article/en-un-hecho-inedito-un-hospital-chileno-respeto-la-cultura-mapuche-y-entrego-la-placenta-a-la-familia-de-un-recien-nacido

los andes2

LA PLACENTA, GRAN COMPAÑERA

 

IMG_3821pk

La primera vez que oí que la placenta podía prepararse para la recuperación en el post parto me sentí muy atraída, seguramente por ese acercamiento a la naturaleza, como el resto de mamíferas al tomársela tras el parto, y quizá también porque me atrae su forma, sus funciones y su color. La naturaleza es sabia y un órgano que sale tan entero, aún latiendo, con buen olor y tan bonita, creo firmemente que aún no ha acabado su misión tras el alumbramiento.

De mis dos partos recuerdo perfectamente el placer al salir las placentas, grandes, rojas y preciosas. Con ellas mi pareja preparó unos deliciosos batidos, junto con jugo de naranja y remolacha que ya teníamos para el momento. Recuerdo mi deseo de tomar batido, me sentaba genial, fresquito y dulce, tenía una necesidad imperial de tomarme solo batidos. Me tomé menos de los que me apetecían porque pensaba que era demasiado, ahora creo que tendría que haber seguido más a mi antojo, pero bueno, gracias a ello pude verlas casi enteras de nuevo, después de unas semanas al descongelarlas.

La placenta ha servido de cojín para nuestr@ bebe en gestación, a través de ella podemos nutrirl@, hacer intercambio de gases, ella tiene el circuito perfecto para que pueda el beb@ crearse en nuestro vientre, es un segundo corazón grande, tiene latido, creado única y específicamente para este momento, crear vida y acompañarla, permitiéndole la dosis de oxígeno, hierro y vitamina K necesaria para su colocación en este nuevo mundo. A la mamá le ayudará en la subida de la leche, a recomponerse del desgaste de nutrientes y a afrontar su nuevo estado, tan especial, que es el puerperio.

Existen diferentes maneras de beneficiarse de ella, la mama puede tomarla en juguitos, capsulas y homeopatía, esta ultima también se la puede tomar el beb@, pero también se puede guardar un bonito recuerdo de su presencia con “Arte orgánico” hacer un cuadro con su forma y textura, o bien hacer un acto de “devolverla a la tierra”, sembrada cerca de un árbol. Se puede hacer una cosa, varias, todo o nada, pero saber cual ha sido su función y que no es ningún desecho, a mi, me ha servido para valorar mas la sabiduría interna, esa que sin hacer nosotros “nada” nos da justo lo que necesitamos.

La preparación de la placenta para encapsularla es un pequeño ritual, cocinarla y colocarla para ser deshidratada, agradecerle todo su trabajo y lo que aún nos regala al tomarla. Tiene su proceso, depende de cómo se quiera, si cocinada al vapor como en medicina china o bien deshidratarla cruda. Las capsulas según sean tienen diferentes efectos, en medicina china se cocina junto con jengibre para calentar el cuerpo y recuperar la energía interna, en crudo en cambio producen un efecto energizante y excitante, estas últimas se recomienda no tomarlas más allá del mediodía porque cuesta conciliar el sueño. Las cocinadas van bien siempre para la recuperación de nutrientes, pero las crudas van muy bien para esos días en los que se necesita un empujón de energía, reconstituyente vitamínico, mineral y hormonal instantáneo. 😉

Para cubrir mis necesidades intelectuales más tarde descubrí que las hembras humanas tenemos el gen de la placentofagia llamado Mest/Peg1 y está en el cromosoma 7q32, que la placenta está cargada de vitamina K, la específica para que no se den hemorragias, especialmente tras el parto, también de hierro, de oxitócina y de una hormona llamada Lactógeno placentario que estimula la formación de leche materna.

Así que curiosamente o no, la intuición siempre nos guía por el camino correcto, y sobre todo en el embarazo.

Finalizo este pequeño escrito agradeciéndole a las placentas de mi vida, todo lo que hicieron, por mí, en el vientre de mi madre, por mis hijos durante el tiempo de gestación, nutriéndome en mis puerperios y lo que me siguen acompañando con la homeopatía.
Gran compañera es, la Placenta.

*Si sientes atracción por el tema puedes participar en un estudio que se realiza en canariasbiomedica.com

…y desde aquí, comparto mi experiencia.

Soy Esther

poderosaoxitocina@gmail.com

TLF: 646232307